octubre - 7 - 2011 0 Comentarios Categorias: Arte y Psiquatria, Sin categoría

Después de pasar unas semanas en el hospicio de Arles, donde el Dr. Rey, que ya lo habia atendido en varias crisis anteriores y haberlo sometido a fuerte tratamiento con el escaso arsenal de medicamento psiquiátrico, Vincent regresa a su casa amarilla, mostrandose deseoso de retomar en cuanto ántes su ritmo de trabajo y torna tambien a los temas económicos con su hermano.

Su restablecimiento físico y mental parece encontrar un apoyo en la terrible crisis de la navidad: ¨Fisicamente estoy bien; la herida se cierra muy bien y la gran pérdida de sangre se equilibra, ya que como y digiero a satisfacción. Lo que más temo es el insomnio. Yo mismo lo combato con una dosis muy fuerte de alcanfor en mi almohada y en el colchón. Si alguna vez no pudieras dormir. te recomiendo la receta”.
Pasadas cuatro semanas volvio a ser ingresado por sintomas de mania y sentimientos persecutorios que lo querian envenenar.

Despues del incidente con Gauguin (éste ya se ha ido) y sus secuelas, Vincent parece recuperar un poco la calma; vuelve a trabajar y desarrolla algunas obras consideradas entre las mejores de toda su producción. Abandona en parte su preocupación por los asuntos económicos que tanto lo habían obsesionado durante muchos meses anteriores y se concentra en sí mismo, buscando más y más en su interior. En esta época el tema de su enfermedad ocupa más espacio en su correspondencia. Se le ve preocupado por sus alucinaciones y los períodos de depresión y fatiga que le impiden seguir trabajando y, al final llega a pedir el internamiento voluntario en un hospicio. Uno de los pasajes únicos en su largo epistolario es una regrresión en la que se refiere a su casa natal de Groot Zundert:¨Durante mi enfermedad he vuelto a ver cada cuarto de la casa de Zundert, cada sendero, cada planta en el jardín, los aspectos de los campos de los alrededores, los vecinos, el cementerio, la iglesia, nuestra huerta de atrás, hasta el nido de urraca en una alta acacia del cementerio¨.
En esta época pinta la Berceuse o Canción de cuna, tomando como modelo a la esposa de Roulin, su vecino y amigo.

¨Las intolerables alucinaciones han cesado; actualmente se reducen a simples pesadillas, creo que a fuerza de tomar el bromuro de potasio.Te repito:o biien me encierran sin más trámite en una cabaña para locos, no me opongo, o bien me dejan trabajar con todas mis fuerzas. Es verdad lo que te digo. Si no es absolutamente necesario encerrarme en un manicomio, estonces todavía estoy bueno para pagar, por lo menos en mercancias, las deudas que todavía me preocupan¨.

Otra carta de la misma época contiene uno de los pocas rasgos de humor -o de ironía- que Van Gogh se permite en toda su correspondencia, y tambien expresa su forma de sentirse rodeado de gente un poco loca como él mismo siente. ¨Creo y creeré siempre en el arte de crear en los trópicos, y pienso que será maravilloso; pero en fin, personalmente soy demasiado viejo (tenia 36 años)y sobretodo si me hiciera poner una oreja de papel, demasiado acartonado para ir (a la Martinica).
Este bueno de Gauguin y yo nos comprendemos en el fondo del corazón y si somos un poco locos, que así sea. Todo el mundo tendrá quizá algún día neurosis, histeria, mal de San Bito u otra cosa¨.
Días más tarde, el 30 de Enero de 1889, escribe:¨Terminaré esta carta como la de Gauguin, diciendote que en verdad hay todavía signos de sobreexitación en mis palabras. Pero esto no tiene nada de extraño, ya que en esta buena región taraconesa, todo el mundo está un poco tocado¨.

Eran días de relativa calma para Vincent, aunque comía y dormía en el hospital le estaba permitido salir durante el día, libertad que aprovechó para pintar paisajes arlesianos, gente de la plaza y otros motivos, De esa época hay un telegrama del doctor Rey para Theo, en que le asegura que Vincent seguía muy bien y que esperaba curarlo en un plazo relativamente corto.

Lejos estaba Vincent de imaginar que precisamente en esos días, los buenos vecinos de Arles estaban elevando un petitorio, con más de 80 firmas, en el que solicitaban al comisario el inmediato internamiento de Vincent en el hospicio, por considerar los erráticos paseos del pintor y su alucinado comportamiento eran ofensivos e incluso peligrosos para la población.
Los Arlesianos ya no soportaban la inquietante presencia de Van Gogh en las calles de la ciudad, cargango a la espalda el caballete, un par de telas y su maletín de pinceles y pinturas. Quizá otro de los escándalo más grande fue aquella noche en que Vincent salió a la calle con una corona de velas encendidas y pegadas a la ala del sombrero – al estilo de Rembrand-, diciendo que iba al campo a pintar un paisaje nocturno.
A la respuesta al al petitorio, el comisario de policia, y en ausencia del doctor Rey, que estaba enfermo, se dió la órden de internamiento para Vincent y solicitar al director del hospicio que se le prohiba la salida. Estubo ingresado por seis semanas. El 17 de abril de ese año, su hermano Theo se casa con Johanna Bonger, poco después Vincent decide internarse voluntaiamente en el Hospital de enfermos mentales Saint-Poul-de-Mausole, a 32 kilometros de Arles.

Los últimos años de Vincent estubieron marcados por los frecuentes trastornos psiquiátricos que lo llevaron a permanecer en forma voluntaria en sanatorios mentales como el de Saint-Remy donde tenia dos habitaciones, una para taller, cuando salia pintaba paisajes de su alrededor.

En los últimos tres años de su vida llegó a pintar 500 obras, pero su depresión empeoró y el 27 de Julio de 1890, cuando tenía treinta y siete años, paseando por el campo se disparó en el pecho, muriendo dos dias más tarde en los brazos de su hermano Theo.

En su última carta encontrada en su lecho de muerte el 29 de Julio dice:”Yo arriesgué mi vida por mi trabajo, y mi razón destruida a medias”

Vincent Van Gogh fue enterrado en el cementerio de Auvers-sur-Oise; a los seis meses, el 25 de Enero de 1991, muere su hermano Theo por problemas renales, su cuerpo es exumado en 1914 y es enterrado junto a la tumba de Vincent.

Comprar

Deja tu Comentario

Medico de profesion, especialista en Psiquiatria, que comienzo a pintar en oleo cuando hacia una parte de mi especialidad en el Hospital Nacional Psiquiatrico en El Salvador...

 

Lea Más

Noticias

  • Donativo para El Hospital La Divina Providencia
    Se le entrego el donativo a la Hermana Maria Julia Garcia, directora del Hospital La Divina Providencia del producto de la rifa y una venta de una obra de la...  [Lea Más]
  • Exposicion individual del Dr. Joaquin Orellana
    Exposicion individual del Dr. Joaquin Orellana, el total de los fondos recaudados fueron a beneficio de Hospital Divina Providencia. Se rifaron dos pinturas, una de ellas fue la obra “Una...  [Lea Más]